La importancia de ser agradecido

Colosenses 3:15  “Y la paz de Dios que gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuiste llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.”

Que importante es un corazón agradecido, ¿No sé si alguna vez te ha pasado que ayudas a alguien, ya sea económicamente, con tu tiempo, con apoyo moral, con tus servicios, tus talentos y esa persona ni siquiera agradeció tu gesto?

Hay personas que escucho que dicen: “No esperaba que me devolviera el favor, pero mínimo un gracias”. Y en el peor de los casos esas personas ingratas, te dañaron, abusaron de tu confianza, te robaron, hablaron muy mal de ti. Y tú te quedas con un signo de interrogante.

La palabra de Dios llama a este tipo de personas malagradecidas como aquellos que olvidan. El pueblo de Dios olvidaba constantemente las maravillas, los favores, que Jehová hacía por ellos. Por eso la palabra recalca que es tan importante un corazón agradecido. Es un corazón que nunca olvida.

Tienes que preparar tu corazón de dos formas:

  • Guarda tu corazón. Siempre te vas a encontrar gente ingrata, y tienes que guardarlo, continuar con tu caminar sin guardar resentimiento, y no por tener una mala experiencia con ese tipo de personas tú quieras dejar de hacer el bien a todos. Recuerda Jesús, el sano a 10 leprosos (Lucas 17), y solo uno se devolvió a darle las gracias. (¡Aparte samaritano! Recuerda que Judíos y samaritanos no se podían ver). Jesús respondió ¿no son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿Dónde están? ¿No hubo quien diese gloria a Dios si no ese extranjero?… ¿Jesús se deprimió? ¿Detuvo su ministerio? ¿Dejo de sanar gente? ¿Les guardo coraje a los 9 leprosos ingratos? ¡No! Él continúo su propósito. Tú al igual que él, hay que continuar, hay que seguir, y no guardar coraje con nadie, por eso dice Colosenses 3:15 la paz de Dios gobierne tu corazón. Un corazón lleno de corajes, de resentimiento, de desilusión dudo que tenga la paz de Dios.
  • Lo segundo que tienes que hacer es examina tu corazón constantemente. Que tu corazón no sea olvidadizo o ingrato con los que nos ayudan, pero por sobre todas las cosas con Dios. Que nunca se te olvide de donde te saco Dios, que nunca se te olvide que él pago tu deuda. ¡Una deuda a la cual tú no podías pagar! La biblia te pone un ejemplo de un corazón agradecido y es la mujer del alabastro. Una mujer que por agradecimiento, rompió lo más valioso que tenía para entregárselo al Maestro. A Jesú Un corazón agradecido siempre buscará lo más valioso para rendírselo a Dios.

Un corazón olvidadizo se olvidara de lo que Dios hizo por él y continuará con su vieja manera de vivir, pues no está dispuesto a entregar nada. Después de que te sacias, de que sacas provecho, te olvidas quien te dio de comer. Esta palabra entregó el profeta Oseas al pueblo de Efraín (Oseas13:4-6 búscalo, léelo) les recordaba de donde los sacó, y como él les dio. Dice que su corazón se ensoberbeció y por esta causa se olvidó.

Si Dios ya obró en tu vida, y las bendiciones ya son parte de ellas, no endurezcas, ni olvides de  donde provienen. Anhelo que tú siempre entres a su casa con acción de gracias. Ese es el motivo de ir a ella. Y que no entres a la carrera, apurado, agobiado, a fuerzas, y no te acuerdes porque llegaste ahí. En todo tiempo agradece a Dios.

Dios me los bendiga, con amor.

Pastores Vargas.

 

 

 

 

Publicado en Reflexiones en la Palabra y etiquetado .

3 Comentarios

  1. No quiero dejar pasar este momento y quiero agradecer infinitamente primeramente a DIOS por su bendita misericordia, a mi iglesia MTVC, a los pastores Victor y Berenice Vargas por su entrega y dedicación a las enseñanzas de DIOS nuestro señor y a mis hermanos que integramos este monasterio para gloria de DIOS. Me siento sumamente bendecido por Jesús, por que fue él precisamente quien me enseño el camino para llegar a sus pies. Invito a todas las personas a conocer este paraíso terrenal, en donde reina la paz, el amor y la misericordia de CRISTO nuestro señor. DIOS nos bendice hermanos. Amén.

  2. Saludos pastores. Le agradezco a Dios que a través de este medio pueda recordar que tengo que ser agradecida cada día con las personas y primeramente con el Señor por lo que Dios ha hecho en mi. no por lo que hizo aquel día si no por el hecho de que ya puedo entrar a su presencia y no debo desvalorar. Gracias por recordarlo. Dios les bendiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *