El perdón

Mateo: 21-22 Entonces se acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

Aquí hay una profunda enseñanza. El perdón es muy difícil para muchos, porque cuándo piensas en el perdón, estas enfocado en la ofensa, y sobre todo en tu dolor.Pero Jesús le dice a Pedro, oye tienes la capacidad de perdonar todo el tiempo, no hay un límite; pero me encuentro a personas que dicen no puedo, es muy difícil. Lo complicado es querer perdonar en tus fuerzas.

Cuando Dios te dice que el perdón no tiene límites, es porque el perdón  viene de Él. Porque el perdón se trata de él, no de ti. Y es aquí donde nos atoramos. La Biblia cuando habla de perdón, lo relaciona con el pago de una deuda. Deuda, que poco o pequeña tú no tienes la capacidad de cubrirla. Sólo Dios puede cubrir tu deuda. Cuando la gente es incapaz de perdonar, es porque no ha entendido que es limitada, la revelación del perdón, de lo que Dios ha hecho por ti en la cruz del calvario todavía no llega aun a tu vida.

En esa cruz el pago tu deuda, y borro tus pecados y tus iniquidades. Y dice que tus pecados los llevo al fondo del mar. Imagínate tienes una deuda en el banco por 3 millones, y los intereses se han acumulado, o sea las consecuencias, tu eres esclavo de esa deuda. Viene el gerente del banco y te dice, oye vino un tal Jesús y pago de tu deuda y los intereses, ¿Cómo te pusieras tú? Ahora eres libre, ¡libre!

Cuando entiendes esta revelación en tu vida, tú querrás hacer lo mismo. O sea el perdón es hacer lo que Jesús hizo contigo, no lo que tú haces con tu deuda, tú sabes que tú no puedes, pero si experimentas la libertad, no querrás amarrarte a nadie. Ni ninguna terapia, ni ningún grupo, ni ninguna iglesia, ni ninguna religión te ayudarán a perdonar. Solo Jesús tiene el poder de ayudarte a perdonar, solo Él puede ayudarte a cubrir la deuda. Porque el perdón no se trata de ti, si no de Él.

Muchas personas que han experimentado el dolor, el maltrato de alguien; y dicen no puedo, y se abrazan de su deuda, se abrazan de los pocos intereses que pueden cobrar, destruyendo su vida y contaminando a todo su alrededor. Sé que tú no eres responsable del dolor que te causaron, pero si eres responsable del tiempo que acumules ese dolor.

Tú me puedes decir, yo ya perdoné todo lo que me hicieron, estoy tranquila con todos. Pero esta palabra que le dice Jesús a Pedro. Es Pedro prepárate, no de las ofensas que te hicieron, si no de las que vienen. Y que tu eres limitado, en tus fuerzas solo querrás hacerlo cierta cantidad de veces, pero en mi poder podrás hacerlo siempre.

Recuerda, si tú no quieres perdonar, jamás podrás experimentar el perdón del Padre.

Mateo 6:12, 14, 15. Y perdónanos  nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. (Fíjate que hay un “como” o sea algo que implica una acción, el perdón es una decisión no una emoción no se trata de lo que tu sientas, si no de lo que ya hicieron por ti.)

Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también vosotros vuestro Padre Celestial; más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Espero entiendas que el perdón es algo que siempre tiene que estar en tu vida, y que viene del Padre, no de nosotros, por cua nto el nos perdona, es que tenemos la capacidad de perdonar, de vivir en libertad, que se rompan los yugos de esclavitud por la falta de perdón y resentimiento. De entender que un esclavo, no tiene derechos, ni puede disfrutar de nada, esa es la condición del que no tiene el perdón en su corazón.

Un esclavo no puede avanzar, no puede prosperar, está limitado. Que entiendas que siempre habrá gente que te va a ofender, a lastimar, pero Dios te dio el arma para combatir esa ofensa, te da la medicina para ese dolor y se llama PERDÓN.

Esta es la llave que abre la puerta de tu cárcel. Se libré, porque dónde está el Espíritu de Dios ahí hay libertad. La falta de perdón limita la presencia de Dios, limita que Dios pueda manifestarse en tu vida. Llego tu tiempo, ¡se libre! Dios me los bendiga. Anhelo cielos de libertad para hoy en ti en el nombre de Jesús.

Publicado en Sanidad interior y liberación y etiquetado , , , , , , , , .

Un comentario

  1. El perdón es la experiencia mas hermosa que he experimentado ya que es la llave que me abre las puertas hacia la libertad y caminar ante la presencia de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *