Siguiendo las instrucciones de Jesús

Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa; más los discípulos no sabían que era Jesús.

Y les dijo: Hijitos, ¿tenéis algo de comer? Le respondieron: No.

Él les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. JUAN 21:4-6 RV60

Cuando todo parece oscuro, espera el amanecer, escucha lo que Jesús te dice, él te dará las estrategias, para una buena pesca, donde los resultados te asombrarán, si le pones atención y llevas a cabo las instrucciones que te da.

Lo primero que hará, es hacerte una pregunta en la cual confrontará tu realidad. El pregunto a sus discípulos ¿tenéis algo de comer?… ¿Tú crees que Jesús no sabía que ellos no tenían que comer? ¡Claro que sí!  Lo que quería era enfrentarlos a su realidad. Ellos habían intentado pescar una noche antes, haciéndolo en sus propias fuerzas, en su propio razonamiento, con sus propias estrategias.

 Si Jesús se presentará contigo también te haría una pregunta y es: ¿tienes algo que hacer en tu matrimonio? ¿En tus hijos? ¿En tus finanzas? ¿En tu trabajo? ¿En tu casa? ¿En tu carácter? ¿En tus hábitos? ¿En tu salud? ¿En tu ministerio? ¿En tu relación con El? ¿Tu relación con tu prójimo? Él espera una respuesta sincera, como lo hicieron sus discípulos.

Escucha las instrucciones que te dé, las estrategias que Él te dará, aunque tú ya lo hayas intentado antes y de muchas maneras, como lo hicieron sus discípulos, pero esta vez actuaras como él  te indique, no como tú crees o supones.

 Porque Jesús te llevara a la profundidad, y te sorprenderás de lo que saldrá, tendrás tanto de eso, que él te llevara a un nuevo cambio, un rumbo distinto. Tienes que encontrar a Jesús, y para encontrarlo empieza por buscarlo.

Cuando empiece el amanecer…ahí está la clave. Cuando todo este quieto, para doblar rodillas, donde puedas escucharlo desde temprano. Donde puedas leer sus instrucciones. Dios me los bendiga, y anhelamos de todo corazón esa pesca abundante en tu vida.

Con amor,

Pastores Vargas.

Publicado en Doctrina y discipulado y etiquetado , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *