La Importancia de Congregarse

Hebreos 10:23-25 «Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.»

Desde los inicios de la iglesia primitiva, había gente que no entendía la importancia de congregarse, hoy no es la excepción. La palabra es muy clara, difícilmente estarás firme si tu no te congregas, difícilmente saldrás adelante en medió de la tormenta, en medio de tu día malo, difícilmente tendrás la victoria, porque es muy importante la convivencia de los unos a los otros, para la preparación de lo que Dios quiere hacer en nosotros.

Pero desde entonces ya existía gente auto suficiente, que sentía que no es necesario el congregarse. He escuchado a personas decir, no necesito ir a la iglesia para buscar a Dios, yo lo busco en mi casa. Lo que no entiende, que esa es parte de su comunión, pero el congregarse es parte de tu propósito, ¿podrás tener comunión sin propósito?.

He escuchado un sin fin de excusas para no congregarse. Que hay mucha hipocresía dentro de la iglesia, que la gente no cambia, que es pura mentira. Que solo lavan el cerebro, que el pastor te cae gordo, que el pastor cayó en pecado,  que te lastimaron, que esperaban un milagro y no paso nada, que un hermano de la iglesia le quedo debiendo mucho dinero, que no tienen tiempo, que no creen en el hombre solo en Dios, etc, etc y más etc.

La palabra es clara, y dice: no dejando de congregarse. No dice: “congregase siempre y cuando encuentres una iglesia sin errores”. Las iglesias están llenas de gente imperfecta, que adoran a un Dios  perfecto. Es ahí donde somos perfeccionados, para el cielo, para tomar lo celestial, es ahí donde trabajaras, el amor, el perdón, la misericordia, la paciencia, la mansedumbre. Con gente realmente difícil, imposible de amar para ti, pero posible y fácil de amar en Dios.  Es muy fácil ver los errores de los demás, para justificar los nuestros, es más fácil sentirme lastimado que enfrentar el dolor, perdonar y seguir trabajando para el Reino.

Acaso no dice la palabra que el trigo y la cizaña crecen juntos. Mira Mateo 13:27-30 donde explica como es el reino de los cielos y dice: «Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, tiene cizaña? Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos? Él les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.»

Y tú no vas a poder evitar,  que el trigo crezca junto con la cizaña, ni Dios lo hace, está esperando el tiempo para saber si eres trigo o cizaña. La diferencia entre la cizaña y el trigo, es que el trigo al madurar, al crecer, se inclina hacia el suelo, por el peso de sus frutos. Esto representa la humildad. Pero la cizaña, esta siempre erguida, crece hacia arriba, representa la altivez, y el orgullo, que hace la diferencia de una y la otra. Si te das cuenta, mientras crecen no pueden ser arrancadas, estas crecen juntas, pero llegara el tiempo de la siega., y la siega representa el fin de este tiempo donde la cizaña será quemada.

Tendrás muchas justificaciones para no congregarte, pero no sé si esas justificaciones, se te van hacer validas el día del juicio. La palabra te advierte que el día se acerca. ¿Cuál es ese día?. «Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.» 2 Pedro 3:10 RVR1960

El día que se acerca es la venida de Jesús, los tiempos son cada vez más terribles, pero será muy difícil que tu sobrevivas en medio de estos tiempos, si tú no tienes una familia en Cristo, si tú no te fortaleces al congregarte, y saber qué cosas grandes se mueven cuando juntos buscan la presencia, en adoración, en oración, sirviendo, y sabiendo que en el día malo, estas más fuerte que nunca, porque sabes que no éstas solo, porque Jesús está contigo dándote esa fortaleza.«Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.»

Y saber que al final de todo te mantienes firme, fiel a esa promesa, amando intensamente. Por cuanto dejaste que Dios obrara en ti perfeccionándote  día con día, escogiendo ser trigo, humilde, trabajado en tus propios errores y no enfocándote en el de los demás. Sabiendo que Dios me pedirá cuentas de mis actos, no del pastor, no de los líderes, no de los demás congregantes.

No puedes amar al Novio y menospreciar a la Novia, pues difícilmente serás invitado a la boda. Recuerda Jesucristo es el Novio, la iglesia su novia. Y pronto habrá una gran boda! Procura asistir a ella!

Recuerda que tu compromiso es con Dios. No porque los pastores salgan o no estén, o porque el predicador no te guste, porque tengas una diferencia con alguien, porque te encuentras desanimado, desilusionado, lastimado, tu dejes de congregarte, el gran pastor de la Iglesia es Jesucristo, a él busca . No importa cómo te sientas, no dejes de congregarte!!  El siempre tendrá cuidado de ti, por cuanto decides hacer lo correcto, por encima de tus razonamientos y de tus emociones, el te sanara, y te enseñara amar como el ama, y encontraras muchas bendiciones para tu vida cuando lo haces. Anhelo que estés firme, te conviertas en un gran trigo con mucho fruto,  y preparado para el día malo, listo para el día de la siega.  Busca la unidad, busca a Dios. Pon tu mirada en El, y te guardará en su casa, en su templo, en el día malo. Con cariño, Dios me los bendiga.

Pastores Víctor y Berenice Vargas.

Publicado en Doctrina y discipulado, Reflexiones en la Palabra y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *