Buscando Servir a Dios y No al Hombre

«Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.»

Gálatas 1:10 RVR1960

Si te sientes muy afectado cuando enfrentas el más leve rechazo, una simple critica o señalamiento. Si cada vez que pasa eso en tu vida, tú te enojas, te deprimes, te desanimas, y ya no quieres continuar, tu solo éstas buscando el favor de los hombres.

El apóstol Pablo dice :”no sería siervo de Cristo”, hay mucha gente sirviendo en la iglesia, pero no sirve a Cristo. Porque a la primera situación o palabras que te pusieron vulnerable al rechazó, que no sentiste la aprobación, el apoyo de los demás te desanimasteis, y el gozo se te fue, entonces debes de meditar en tu corazón, cuáles son tus verdaderos motivos al servir ?, Para quien lo estás haciendo ?, O como lo estás haciendo?

Cuantas veces se sirve con un corazón ofendido, evadiendo ese sentimiento no grato en contra de un líder, tú mismo grupo de Discipulado, algún ujier, diácono, mentor, pastores, algún hermano de la iglesia, guardando ese leve sentimiento amargo, tratando de esconderlo, evadiendo al hacernos creer a nosotros mismos que todo está bien, pero solo un comentario o una simple acción de esa persona que no soportas, vuelve a salir y lo vuelves a esconder.

Cuantas veces se piensa que se está sirviendo a Dios, pero en realidad se está sirviendo a uno mismo. Al usar el servicio, como una plataforma para brillar, para buscar reconocimiento a través de la aceptación de los demás. Para tener el control y seguir viviendo de apariencias, tratando de  llenar esos mismos vacíos que traías antes de llegar a la iglesia. En lugar de que Cristo venga y llene esos vacíos, lo intentas llenar con el servicio.

Muchas veces se usa el servicio para evadir y justificar los cambios que tengo que hacer en mi vida. Ejemplo : Es como un matrimonio que viene con muchas heridas, malos hábitos, pecados, iniquidades, llegan a un lugar donde se les habla de Dios, y en lugar de aferrarse a Jesús como su Salvador, se aferran a la iglesia como su salvadora. Llegan, dejan sus vicios, sus malas amistades, y ahora se dedican a servir, pero en su matrimonio sigue igual, las mismas peleas, las mismas luchas de poder, el mismo distanciamiento, aferrándose a una religión y no a Cristo, por que han usado el servicio para evadir y para llenar los vacíos que hay dentro de ese hogar. Buscando la aprobación de los demás, antes que la de Dios.

El apóstol Pablo escribía a la iglesia de Tesalónica diciendo: «Pues hablamos como mensajeros aprobados por Dios, a quienes se les confió la Buena Noticia. Nuestro propósito es agradar a Dios, no a las personas. Solamente él examina las intenciones de nuestro corazón.»

Es tan importante servir con un corazón limpio, no usando la palabra con lisonjearía para buscar la gloria de los hombres. Si no dando la Gloria a Dios en todo tiempo, a través de nuestro fruto.

El servidor, que empieza ser una carga, o resta en el cuerpo de Cristo, no lo está haciendo para Dios. «como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos.»1 Corintios 10:33 RVR1960. Si tu anhelo es agradar a los demás, hazlo de la manera correcta, procurando el beneficio de todos, y no el tuyo, ya sea para llenar vacíos, buscar la gloria, buscar aceptación, buscar sobresalir, buscando tener el control. Deja de servir de manera egoísta!!, buscando tu comodidad antes que el bien de los demás, sacando beneficiarte tu, por encima de todos. Cambiando horarios o días de reunión ya sea para evangelizar, ir a visitar a un enfermo, etc., buscando no salir afectado. Procurando servir de una manera que no implique tanto esfuerzo. O procurando que tu bolsillo, tu cartera,  sea el que menos gaste.

Un servidor de Dios, debe de estar preparado para todo. Debe de saber que va hacer señalado, juzgado, y su corazón debe seguir firme, pues sabe para quién lo hace. La palabra dice: Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan , y digan toda clase de mal contra vosotros , MINTIENDO. (cuando tu sabes que eso que están hablando de ti no es cierto). Gozaos y alegraos , porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.. Para ser un verdadero siervo de Cristo, tienes que estar listo para ser vituperado, señalado, sabiendo que no son las recompensas del hombre las que buscas, si no los galardones de Dios. Es por eso que un siervo de Dios no guarda resentimiento, ni desiste del propósito de Dios al ser señalado, criticado o rechazado.

Cristo fue señalado, vituperado, apedreado, pero él nunca guardo resentimiento, ni detuvo su ministerio por que había gente que no lo quería, él sabía para quién lo hacía, nadie, ni nada, puede detener tu propósito en la tierra, solo tu corazón lo puede detener. Oro para que tú seas un verdadero siervo de Cristo. Que no guardes coraje, ni resentimiento con nadie, que no tengas rechazo por nadie, Cristo era rechazado, pero él no rechazaba a nadie, si tú sientes rechazo por alguien, eso no proviene de Dios.

El siervo de Cristo continúa, persevera, sin guardar coraje o resentimiento con nadie, porque sabe que lo que hace, lo hace para el Señor.

Haz todo como para Dios, y continúa adelante. Que seas un bienaventurado, y sepas donde está la recompensa, no es aquí en la tierra, está en los cielos, busca agradar a Dios, más que a los hombres. Dios te bendiga, con amor.

Ps. Victor y Berenice Vargas.

Publicado en Doctrina y discipulado y etiquetado , , , , , , .

Un comentario

  1. Eclesiastés 1:13-18 Dios Habla Hoy (DHH)
    13 y me entregué de lleno a investigar y estudiar con sabiduría todo lo que se hace en este mundo. ¡Vaya carga pesada que ha puesto Dios sobre los hombres para humillarlos con ella! 14 Y pude darme cuenta de que todo lo que se hace en este mundo es vana ilusión, es querer atrapar el viento.
    15 ¡Ni se puede enderezar lo torcido, ni hacer cuentas con lo que no se tiene!
    16-17 Entonces me dije a mí mismo: «Aquí me tienen, hecho un gran personaje, más sabio que todos los que antes de mí reinaron en Jerusalén; entregado por completo a profundizar en la sabiduría y el conocimiento, y también en la estupidez y la necedad, tan sólo para darme cuenta de que también esto es querer atrapar el viento.» 18 En realidad, a mayor sabiduría, mayores molestias; cuanto más se sabe, más se sufre.

    Eclesiastés 3:1 Dios Habla Hoy (DHH)
    Todo tiene su tiempo
    3 En este mundo todo tiene su hora; hay un momento para todo cuanto ocurre:

    Eclesiastés 3:9-11 Dios Habla Hoy (DHH)
    9 ¿Qué provecho saca el hombre de tanto trabajar? 10 Me doy cuenta de la carga que Dios ha puesto sobre los hombres para humillarlos con ella. 11 Él, en el momento preciso, todo lo hizo hermoso; puso además en la mente humana la idea de lo infinito, aun cuando el hombre no alcanza a comprender en toda su amplitud lo que Dios ha hecho y lo que hará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *