Ministerio tu Vida en Cristo

Un lugar para adorar a Dios

Ministerio Tu Vida en Cristo

Ministerio Tu Vida En Cristo es el punto de reunión de gran número de personas que día con día buscan conocer del Amor de Dios; personas que al igual que tú buscan una relación fresca y abundante con el Creador de la Vida.

Seguramente has sentido la necesidad de conocer de Dios, pero te resistes por el concepto tan religioso o por el fanatismo que proyectan las iglesias.

Hoy, nuestro propósito no es hablarte de religión, el mundo está cansado de eso.  Nuestro propósito es ayudarte a encontrar tu identidad en Dios; en que sepas que Dios te ama como eres y quiere lo mejor para tu vida. Queremos que sepas que tienes un Dios de Vida, de Éxito, Prosperidad y Alegría, a medida que busques su Reino... por eso te invitamos a conocer Tu Vida En Cristo, donde te guiaremos en esa busqueda, en esa reconciliación con tu Creador.

 

Tu vida en Cristo Amor

La primera iglesia hija de Ministerio tu vida en Cristo, obedeciendo el mandato de la gran comisión, enviando los primeros discípulos a extender el Reino.

Tu vida en Cristo Amor, es un lugar donde encontraras palabra de Dios para transformar, alcanzando a todos los perdidos. Un lugar donde la primera característica es el amor.

«Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados

1 Pedro 4:8 RVR1960

Es a través del amor de Dios donde encontraran su identidad y su propósito. Un lugar donde hay Adoración, Discipulado, Compañerismo, Servicio, Evangelismo. Herramientas que te ayudarán en la formación del carácter que Cristo nos modelo. Amando a los perdidos como el Padre les amo, llevando las buenas nuevas de Salvación.

« Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.»

S.Juan 3:16-17 RVR1960

Un lugar lleno de la unción de Dios para llevar las buenas nuevas a los abatidos, que su amor pueda vendar a los quebrantados de corazón, le de libertad al cautivo, consolar a los enlutados, y venga a su vida un manto de gozo. Un lugar donde se reedifique y restaure lo que estaba en ruinas para ser llamados arboles de justicia, y se levanten varias generaciones plantados por Dios.